Caballo de Troya 3: Saidan by J. J. Benitez

, , Comments Off on Caballo de Troya 3: Saidan by J. J. Benitez

By J. J. Benitez

Show description

Read or Download Caballo de Troya 3: Saidan PDF

Best world literature books

Understanding W. G. Sebald (Understanding Modern European and Latin American Literature)

This quantity presents a dissection of W. G. Sebald's fiction and his acclaim. A German author who taught in England for 30 years, he released 4 novels, first in German after which in English. His paintings won even higher acclaim after his loss of life in 2001, simply months after the booklet of his identify Austerlitz.

American Yiddish Poetry: A Bilingual Anthology

Offers details at the Yiddish language and literature, describes poetic kinds, and gathers poems in Yiddish and English via seven of the easiest Jewish American poets.

Additional resources for Caballo de Troya 3: Saidan

Sample text

Aquello era nuevo para mí. Le animé a continuar. -En la época helenística, el fortín fue reconstruido, y su guarnición, testigo de la batalla de Jonatán contra Demetrio. Pues bien, los supervivientes, al parecer, enterraron el botín en algún lugar de la meseta... 45 Con una sonora carcajada corté sus explicaciones. No pude evitarlo. Me excusé y, negando con la cabeza, le hice ver que desconocía el asunto y que, precisamente, no era un tesoro lo que perseguía. Al menos, un tesoro de aquella naturaleza...

Pero soportó el peso. El largo madero, claveteado a los postes verticales, se hallaba a unos dos metros sobre el nivel de la ciénaga, perdiéndose en la profundidad del túnel. Aquella batería de postes y tablas, al igual que la que había sido plantada en el lateral izquierdo del subterráneo, formaba un intrincado laberinto de difícil acceso. Los troncos horizontales habían sido dispuestos a medio metro uno de otro, reforzados en el interior de la masa del andamiaje con decenas de estacas, apuntaladas en aspa.

Con los ojos espantados aproximé la llama al palo horizontal que descansaba a medio metro de mis erizados cabellos, profiriendo un desgarrador: « ¡Fuera! » El aullido, más que grito, y la proximidad del fuego surtieron efecto, y decenas de ratas que pululaban y se amontonaban en el entibado de la galería treparon y huyeron en todas direcciones, empujándose y cayendo a la ciénaga. Eran ratas grises. Muchas de ellas, enormes como gatos, chorreantes y con sus repulsivos pelajes inhiestos como púas.

Download PDF sample

Rated 4.63 of 5 – based on 14 votes